Domingo , 23 Abril 2017
La gaditana María Moreno, en uno de los momentos de su actuación en la final del CNAF 2016. Foto: M. Valverde.

El baile salva la noche

Tercer día de la fase de opción a Premio del Concurso Nacional de Arte Flamenco anoche en el Gran Teatro, que registró menor presencia de público de lo habitual en el patio de butacas tras una tarde lluviosa y una noche con Liga de Campeones en la parrilla televisiva. Solamente una andaluza entre los artistas que subieron ayer a las tablas. El guitarrista de origen costarricense afincado en Sevilla, Manuel Montero, fue el encargado de abrir la noche. Un artista al que ya tuvimos la oportunidad de ver en el Festival de la Guitarra 2015, concretamente en la presentación del espectáculo El Guitarrista Azul del cordobés José Antonio Rodríguez, a quien acompañó como segunda guitarra. Empezó por taranta, un palo en el que mostró sus mejores virtudes técnicas y dibujos que, por cierto, recordaron en algunos momentos al aire en el toque que atesora el guitarrista cordobés. Como segundo toque de solista optó por unas alegrías, donde se le vio menos desenvuelto y en el que se echó en falta lo fundamental, el compás. Para completar su actuación en el acompañamiento, hizo una milonga con el cante de Raúl Mico que le valieron las primeras ovaciones de la noche y una discreta farruca arropando el baile de Cristina Benítez.

En la modalidad de Baile asistimos a la actuación de la primera de las dos mujeres que este año han pasado a la final. La gaditana María Moreno y su cuadro, con la flamenquísima voz de uno de los grandes del cante para el baile, Enrique El Extremeño, que estuvo descomunal en sus tres intervenciones. Gran parte de su buena actuación fue gracias a sus acompañantes, entre los que también se encontraron Joselito Acedo a la guitarra, las palmas de Los Mellis y la voz de Antonio Campos. Entre todos nos brindaron algunos de los mejores momentos de la noche. Primero por tarantos, en los que la bailaora brilló especialmente en la subida por tangos. Luego con bata de cola y matón por alegrías, donde su baile logró conectar con el público. Y, en última instancia, por jaleos, en los que estuvo rebosante de flamencura bailando como lo hacen las gitanas viejas.

El último en subir a las tablas fue el cantaor Miguel de la Tolea. Junto al bailaor José Maldonado, que actuó el pasado lunes, representan este año a Cataluña, que por primera vez ha conseguido colar a dos artistas en la final. Abrió su actuación por malagueñas y siguió por soleares. A pesar de su voz, tostada y muy flamenca, se le vio inseguro en algunos tercios y remates. Completó su repertorio cantando por guajiras y seguiriyas.

Mañana última ronda de la final, en la que será el turno del único cordobés que ha logrado este año su pase, el guitarrista Francisco Prieto ‘El Currito’. Junto a él estarán la bailaora Claudia Cruz y la cantaora Sara Salado.

Quizá te pueda interesar

Noche de arte con los premios nacionales

Tras dos semanas de intensa actividad flamenca, el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba …

Un comentario

  1. Magnifica ed emozionamte performance di Manuel Montero Miranda. Benché costaricano ha interpretato magistralmente lo spirito flamenco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *