maria la talegona, cantora de flamenco de cordoba

MARIA ZAMORANO ‘LA TALEGONA’

maria la talegona, cantora de flamenco de cordobaMaría Zamorano Ruiz, de nombre artístico La Talegona, vino al mundo en Córdoba, el 11 de agosto de 1909, y traía grabado en su garganta el difícil arte de la interpretación de la saeta. El arte y el apodo lo heredó de su madre, Rafaela Ruiz «La Talegona». María fue la cuarta de seis hermanos, los demás todos varones, de los cuales sólo uno cantaba, aunque nunca se atrevió a cantar en público.

A la propia María tampoco le seducía en un principio la idea de subirse a un escenario, pero fue su madre, conociendo la joya que su hija tenía en la garganta y cuando ésta contaba tan sólo 14 años, la que la apuntó a un concurso de saetas. Y la tuvo que llevar casi a la fuerza, dada la gran timidez de la niña, que obtuvo el primer premio consistente en 25 pesetas.

Desde entonces muchos serían los primeros premios conseguidos por María ‘La Talegona’. Aunque los concursos no eran del agrado de ella, muchas veces participaba para aportar a su familia, de condición humilde, un dinero extra que siempre les venía bien. Ella misma fue limpiadora de los cines de la empresa Cabrera de Córdoba, entre otros el cine Iris, Palacio del Cine e Isabel la Católica.

En 1965, animada por un compañero, se presenta al IV Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba y consigue el premio «Cayetano Muriel» (Fandangos de Huelva, Lucena y Verdiales). A raiz de su triunfo vino a buscarla al cine donde trabajaba un matrimonio suizo, la mujer bailaora y él pianista, los cuales tenían su propia compañía en la que deseaban que cantara La Talegona en una representación teatral de La Celestina.

María dejó su trabajo de limpiadora de cines y se marchó con ellos a Barcelona en cuya Compañía actuó durante seis años recorriendo Suiza, Holanda y Alemania con tal éxito que llenaban los teatros. Muchos españoles residentes en el extranjero la esperaban a la salida del teatro donde actuaba para agasajarla con regalos y ramos de flores y pedirle autógrafos, por lo que tuvo que aprender a escribir su nombre.

A su regreso a Córdoba representó La Celestina en el Alcázar de los Reyes Cristianos. Se compró una casa en la calle Candelaria, cerca de las afamadas Bodegas Campos, lugar al que acudía cada vez que la llamaban para actuar en alguna fiesta. Tiempo después volvería a trabajar, de limpiadora, en la misma empresa de cines hasta que se jubiló.

María La Talegona permaneció toda su vida soltera, pero su vida estuvo repleta del cariño de su familia y amistades y de cuantos la conocían. Su buena amiga Concepción Castro Muñoz, autora de letras flamencas, le proporcionó muchas de las saetas que La Talegona cantó. Murió en su ciudad el 11 de febrero de 1991.

Fuente: Ateneo de Córdoba.

Para más información visita: Enciclopedia del Flamenco del Ateneo de Córdoba

Tal vez te pueda interesar...

Belén Vega

Belén Vega, cantaora de flamenco linarense que obtiene en 2018 la mención de PREMIO EXTRAORDINARIO …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.