El bailaor Alberto Selléz, en uno de los momentos de el estreno de El Sombrero, de Estévez & Paños Cía. Foto: M. Valverde.
El bailaor Alberto Selléz, en uno de los momentos de el estreno de El Sombrero, de Estévez & Paños Cía. Foto: M. Valverde.

Locura por la danza

El Sombrero
Estévez/Paños Cía.
XXII Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba
Gran Teatro.
Dirección artística, idea original y coreografía: Rafael Estévez y Valeriano Paños.
Cuerpo de Baile: Rafael Estévez, Valeriano Paños, Alberto Sellés, Nadia González, Sara Jiménez, Macarena López, Carmen Múñoz, Iván Orellana y Jesús Perona.
Guitarra: Dani de Morón.
Cante: Vicente Gelo.

Texto: A. Higuera
Fotos: M. Valverde.

El sombrero, el nuevo proyecto del tándem formado por Rafael Estévez y Valeriano Paños, aterrizó el pasado viernes en el Gran Teatro de Córdoba dentro de la programación del XXII Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Un estreno en el que los últimos Premios Nacionales de Danza vuelven a apostar por la investigación y la confluencia de estilos dancísticos como marca de la casa para hilvanar una historia a medio camino entre la realidad y la ficción de todo lo que rodeó el montaje de ‘Le tricorne, que es como se conoce al ballet de la obra ‘Tres sombreros de pico’ del escritor Pedro Antonio de Alarcón.

Un siglo después de su estreno en el Teatro Alhambra de Londres, Estévez y Paños recrean la revolucionaria toma de contacto que supuso el encuentro entre el flamenco y el folclore de la época, personificado en el bailaor Felix Fernández García -conocido como Félix ‘El Loco’- y la danza clásica del ballet ruso del empresario Sergei Diaghilev, que junto al bailarín y coreógrafo Léonide Massine fueron los encargados de producir ‘Le tricorne’. Un encuentro que supuso el germen de la actual danza estilizada.

El montaje arranca cuando los rusos descubren a Félix ‘El Loco’ en un tablao, un personaje con el que Paños y Estévez nos introducen en el flamenco y folclore de principios del siglo XX a través de una amplia sucesión de palos flamencos y bailes en los que encontramos bulerías, granaínas, guajijra, tangos, farruca, alegrías, garrotín o sevillanas en una alusión al viaje que la compañía rusa hizo por diferentes ciudades españolas.

Esto es solo un aperitivo, pues el peso de la trama recae en el proceso creativo que supuestamente rodeó el montaje de ‘Le tricorne’. Un momento en la que la danza y lo contemporáneo ganan cuota en el escenario y donde tiene cabida la música de Manuel de Falla con la popular Danza del Molinero. La figura de Alberto Sellés, inconmensurable en el papel de Félix, Valeriano Paños, en el de Massine, y Rafael Estévez, interpretando a Diaghilev, acaparan el protagonismo llegados a esta parte de la obra al recrear un fatal triángulo amoroso que termina enloqueciendo al bailaor español.

Estévez y Paños van un paso más allá un su dramatización de las coreografías en ‘El Sombrero’ llegando en algunos momentos a rozar lo que podríamos catalogar como ‘teatro bailado’. Todo ello con un guión en el que nos muestran una compañía de baile al desnudo y en cuyos entresijos encontramos la búsqueda de la perfección en cada ensayo, la obsesión por el ritmo y el compás, celos, desesperación y frustración. Una tragedia documentada y coregrafiada de forma magistral con la que estos dos locos por la danza rinden homenaje a una obra de culto del ballet español volviendo a demostrar que son únicos en su manera de entender los lazos que unen la danza y el flamenco.

Tal vez te pueda interesar...

La bailaora Isabel Rodríguez, en uno de los momentos de su actuación en la final del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Foto: M.Valverde.

El Nacional de Córdoba, visto para sentencia

IV Fase de opción a premio XXII Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Guitarra: …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.