Concierto 'Gitanerías' de Lin Cortés en el Teatro Góngora. Foto: A. Higuera.
Concierto 'Gitanerías' de Lin Cortés en el Teatro Góngora. Foto: A. Higuera.

Lin Cortés y las gitanerías de un flamenco poliédrico

Texto y fotos: A. Higuera. 

En una industria en la que el marketing se antepone a la verdad y el talento se arrincona si no se somete a las reglas de juego, propuestas como las que nos dejó el jueves pasado el artista cordobés Lin Cortés en el Teatro Gòngora de Córdoba suponen un soplo de aire fresco en la viciada atmósfera que rodea al mundo de la farándula musical. 

De la fragua de este gitano salen poemas sobre amores no correspondidos y letras que hablan de quienes se fueron para no volver. Y es que el suyo es un canto a la melancolía, a la soledad y a los males de amor, un existencialismo vital al que acompaña con su voz tostada y lo que se le ponga por delante, una sonanta por bulerías, un piano o una stratocaster al hombro.

La música de Lin Cortés no es ni más ni menos que una extensión de sí mismo. Un flamenco poliédrico que ha crecido escuchando a Camarón, Ray Heredia, Los Chichos, Triana o a su tío El Pele y un músico inquieto que bebe del soul, el funky, el rock y todo lo que le echen. Su pureza está precisamente en la mezcla. 

Concierto 'Gitanerías' de Lin Cortés en el Teatro Góngora. Foto: A. Higuera.

El jueves pasado pudimos disfrutarlo en un directo en el que presentó ‘Gitanerías’, una gira que va camino de convertirse en un nuevo disco, el tercero de su carrera en solitario. Esta vez sin su banda al completo, quiso brindar su versión más flamenca y convencional arropado por una formación en acústico que arrancó el concierto con sus dos últimos singles, ‘El Jardín de la Memoria’ y ‘Amar por amar’

Fue el comienzo de una actuación que nos dejó algunos de los temas más conocidos de sus dos últimos discos, ‘Gipsy Evolution’ e ‘Indomable’, dos trabajos que son punta de lanza del flamenco del siglo XXI.

También hubo varias colaboraciones, entre ellas las de su hermano Nani Cortés y varios músicos de Turquía, Libia y Palestina, además de un par de versiones – ‘Y será verdad’ de Vicente Amigo y ‘El lago’ de Triana- con las que estiró el repertorio de un espectáculo al que esperamos que pronto se sumen nuevos temas inéditos. 

En cualquier caso, la música, el flamenco y la flamencura de todos los que subieron al escenario fueron los ingredientes de un cóctel que nos supo a gloria.

El final nos dejó uno de los mejores momentos de la noche con El Pele partiéndose el pecho junto a su sobrino en el tema ‘El Alma’. Después pataíta y para casa… Lo dicho. Pura gitanería. 

 

Tal vez te pueda interesar...

Pepe Habichuela inaugura el ciclo ‘Maestrías’ en la Posada del Potro

El guitarrista granadino Pepe Habichuela será el encargado de inaugurar una nueva edición del ciclo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.