Baños Califales

Los Baños califales de Córdoba son un complejo conjunto de hammanes de época árabe, cuyos restos se ubican hoy día junto al desparecido Alcázar omeya, en zona conocida como Campo de los Santos Mártires. Dada su localización y los restos arqueológicos hallados, se cree que fueron los baños más importantes durante el periodo que duró el asentamiento árabe en la ciudad.

Las abluciones y limpieza corporal constituían una parte esencial en la vida del musulmán. Eran preceptivos de la oración, además de constituir un rito social. Los baños fueron construidos bajo el califato de Alhakén II -que protagonizó uno de los mandatos más esplendorosos desde el punto de vista artístico- para el disfrute del califa y de su corte.

Su distribución está formada por un conjunto de estancias con muros de sillería y replican el orden heredado de las termas romanas de salas frías, templadas y calientes, en diferentes estancias cerradas con bóvedas (donde aparecen los característicos lucernarios de estrella), soportadas por arcos ultra semicirculares sobre capiteles y columnas de mármol.

Durante los siglos XI al XIII, fueron reutilizados por almorávides y almohades; prueba de ello son las yeserías talladas con motivos de ataurique y franjas epigráficas de la época que se guardan en el Museo Arqueológico de Córdoba. En el año 2006, después de dos años de reformas para su adecuación, los Baños Califales se abrieron al público en forma de museo. En la actualidad, la visita transcurre por una serie de estancias que incluye un área de recepción, el antiguo vestuario, un jardín andalusí, un salón taifa, el baño almohade y la zona de servicio.

Consulta los horarios de museos y monumentos

Tal vez te pueda interesar...

Sinagoga

La Sinagoga de Córdoba es uno de los templos hebreos que mejor se conservan en España y uno de los máximos exponentes de Córdoba como Ciudad de las Tres Culturas. Se ubica en el corazón de la Judería, junto al Zoco, y fue construido en el siglo XIV en estilo mudéjar por alarifes dirigidos por Isaq Moheb...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *