El guitarrista José Tomás Jiménez, en uno de los momentos de su actuación en la final junto al bailaor Edu Guerrero. Foto: M. Valverde.

Sube el nivel de la final

Después de la decepcionante primera ronda de finalistas del Concurso Nacional de Arte Flamenco celebrada el domingo, donde solamente el cantaor José Anillo mostró argumentos de peso para hacerse con el premio de Cante, la jornada de ayer lunes nos dejó grandes pinceladas de arte en las tres modalidades a concurso. En el apartado de guitarra fue el turno de José Tomás Jiménez, un guitarrista manchego que se ha formado en Córdoba y que ya ostenta en su haber el Bordón Minero de La Unión. Cuajó una sobresaliente actuación como solista por tarantas y soleá por bulerías, dando muestras de una gran musicalidad, jugando con los silencios y mostrando una técnica exquisita. También dejó patente sus cualidades en el acompañamiento. Interpretó granaínas con el cante de Gema Jiménez y resultó especialmente brillante su toque por seguiriyas arropando el baile de Eduardo Guerrero, un bailaor que nos dejó algunas de las mejores sensaciones de la noche.

En la modalidad de Baile también subió el nivel de la final con la actuación de José Maldonado. Primero con su coreografía por farruca, con un baile muy contenido que le sirvió para meterse al público en el bolsillo. Luego por alegrías, donde se mostró más enérgico y elegante en los braceos, bailando con todo el cuerpo y sin abusar de los manidos zapateaos a los que tanto acostumbran muchos bailaores. Cerró su paso por la final del certamen dejando buenas sensaciones con un baile por seguiriyas.

La onubense Macarena de la Torre fue la última en salir a las tablas y estuvo acompañada a la guitarra por Francis Gómez en los cuatro cantes que tuvo que interpretar. Empezó su actuación con una milonga, un cante aflamencado que encaja perfectamente con la tesitura de su voz y en la que la cantaora hizo valer una de sus mejores cualidades, la afinación. Continuó por fandangos de Huelva, un cante en el que, a pesar de ser de su tierra, no sacó todo el partido esperado. Sí lo hizo en cambio por seguiriyas, dando muestras de su versatilidad cantaora, pellizcando en los tercios y levantando oles en el patio de butacas. Para finalizar, remató con un cante por alegrías y el acompañamiento de Los Mellis a las palmas.

A falta aún de dos rondas para que culmine la fase final, se complica la labor para el jurado del certamen. Habrá que esperar a lo que hagan el resto de participantes, algunos de los cuales mostraron un gran nivel en la fase de selección. De momento, hoy será el turno para el cantaor Miguel de la Tolea, el guitarrista Manuel Montero y la bailaora María Moreno. La cita, a partir de las 20.30 horas, en el Gran Teatro.

Tal vez te pueda interesar...

Noche de arte con los premios nacionales

Tras dos semanas de intensa actividad flamenca, el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *