Jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba. Foto. Toni Blanco.

Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos de Córdoba, fortaleza y palacio de sólidos muros, encierra en su interior gran parte de la evolución arquitectónica cordobesa. Restos romanos y visigodos conviven con los de origen árabe en este majestuoso solar, ya que fue lugar predilecto de los distintos gobernantes de la ciudad. Cuando en 1236 Córdoba es conquistada por Fernando III el Santo, el edificio, que formaba parte del antiguo Palacio Califal, estaba totalmente asolado. Alfonso X el Sabio comienza su restauración, completada durante el reinado de Alfonso XI. A lo largo de la Historia se le ha dado múltiples usos, como Sede del Santo Oficio (Inquisición), o cárcel (en la primera mitad del siglo XIX).

El visitante que por primera vez vislumbra esta fortaleza se sorprende ante una construcción casi rectangular con extensos muros de sillares pétreos y cuatro torres que perfilan los ángulos (la de Los Leones, la del Homenaje, la de La Inquisición y la de Las Palomas) Dentro, las distintas dependencias se articulan en torno a patios con exóticas y bellas flores, hierbas aromáticas y frondosos árboles. Las estancias y corredores se cierran con cúpulas góticas de piedra. En una de las galerías de acceso se exhibe un sarcófago pagano del primer cuarto del siglo III. En su frontal muestra un altorrelieve sobre una alegoría del paso de los difuntos hacia el más allá a través de una puerta entreabierta. Resalta, de todas las salas una pequeña capilla barroca: el Salón de los Mosaicos, en la que se exponen piezas romanas de este tipo procedentes del subsuelo de la Corredera. Bajo esta estancia se encuentran los baños, de inspiración árabe, divididos en tres salas abovedadas con tragaluces estrellados. Éstas se comunican con la caldera situada bajo la torre del Homenaje.

De los dos patios, el Mudéjar llama la atención por su belleza. Con enlosado en mármol, el murmullo del agua que corre por los canales y albercas refresca el ambiente y relaja al fatigado visitante. Los extensos jardines del Alcázar de los Reyes Cristianos dan muestra de la monumentalidad y esplendor de este conjunto.

En la actualidad, uno de los mayores atractivos es el espectáculo nocturno del alcázar de Córdoba ya que a la puesta de sol dan comienzo las visitas guiadas nocturnas en las que los visitantes pueden contemplar la majestuosidad de esta fortaleza a través de un sorprendente espectáculo de luz, agua y sonido que tiene lugar a lo largo de todo el recorrido. Para llevar a cabo visitas nocturnas, es preciso realizar reserva con antelación.

Consultar Horarios de museos y monumentos

Tal vez te pueda interesar...

Sinagoga

La Sinagoga de Córdoba es uno de los templos hebreos que mejor se conservan en España y uno de los máximos exponentes de Córdoba como Ciudad de las Tres Culturas. Se ubica en el corazón de la Judería, junto al Zoco, y fue construido en el siglo XIV en estilo mudéjar por alarifes dirigidos por Isaq Moheb...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *