'Lorca muere de amor', del bailaor David Morales, en el Gran Teatro de Córdoba. Fotos: M. Valverde.

Modesto homenaje a Lorca

El Gran Teatro acogió el pasado jueves el penúltimo de los espectáculos de la programación paralela del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba. Récord negativo de asistencia -no se llegaron a vender ni 200 entradas- para ver ‘Lorca muere de Amor’, una obra protagonizada por el bailaor gaditano David Morales que narra la relación amorosa del poeta granadino con el joven Francisco Ramírez de Lucas.

El espectáculo toma como punto de partida la novela ‘Los Amores Oscuros’ del escritor jerezano Manuel Francisco Reina, un libro en el que se desvela el amor oculto de Lorca con un joven de Albacete. Su punto fuerte es que rinde tributo al granadino más universal desde una perspectiva novedosa en el mundo del flamenco, donde la obra del poeta sigue siendo continua fuente de inspiración. Y lo es porque, en ‘Lorca Muere de Amor’, el bailaor chiclanero deja de lado la obra literaria del artista para adentrarse en la piel del hombre y bucear en sus emociones recreando el idilio de dos amantes en los albores del levantamiento militar que dio lugar a la Guerra Civil Española.

Sin embargo, la puesta en escena, en la que lo más destacado son las proyecciones audiovisuales obra de Juan Estelrich, pecó de coreografías excesivamente largas que llegaron a resultar monótonas y redundantes. Además, la mala calidad del sonido también contribuyó a deslucir el espectáculo y la música creada por el guitarrista Daniel Casares. Las palmas y percusión no dejaban oír el baile de piés, las guitarras y voces más que notas melódicas generaban ruido en algunos pasajes de la obra y, por si esto fuera poco, los micros de diadema de los músicos quedaron conectados cuando salieron de escena dando lugar a que se colasen por los altavoces las conversaciones entre bambalinas. Es lo que suele pasar cuando una obra no tiene rodaje.

En definitiva, un modesto homenaje a Lorca que tuvo su momento álgido cuando los amantes, encarnados por David Morales y el bailarín Iván Amaya, escenificaron su amor con un sugerente paso a dos. El primero empleando el flamenco y el segundo con el lenguaje de la danza contemporánea. Sin duda fue la escena más bella de todo el espectáculo. Por lo demás, asistimos también al baile con matón de Noelia Sabarea con la voz de Esperanza León interpretando el pasodoble Suspiros de España. Y también a seguiriyas, bulerías, peteneras, jaleos, rumbas… Toda una amalgama de palos que fueron sirviendo para narrar una historia a la que le sobran 20 minutos de escena y que termina con el consabido fatídico final, el triste fusilamiento de Lorca.

‘Lorca muere de amor’
Gran Teatro.
Baile: David Morales, Noelia Sabarea e Iván Maya.
Guitarras: Rubén Picuela y Gaspar Rodríguez.
Violín: Nelsón Doblas.
Percusión: Guillermo Ruiz.

Tal vez te pueda interesar...

Concierto de José Antonio Rodríguez 'Manhattan de la Frontera' en el Festival de la Guitarra de Córdoba 2017. Foto: A. Higuera.

José Antonio Rodríguez, un flamenco sin fronteras

Texto y fotos: Antonio Higuera.  Es un verso suelto. Un alma libre en esto del …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *