Domingo , 23 Abril 2017
José Ángel Carmona ha sido galardonado con el Giraldillo al mejor cantaor de acompañamiento en la última edición de la Bienal de Sevilla 2012. Foto: Antonio Silvestre.

JOSÉ ÁNGEL CARMONA: “Cantar para el baile debería ser una escuela obligada para los cantaores”

El Giraldillo al mejor cantaor de acompañamiento por el espectáculo de la cordobesa Olga Pericet en la Bienal y su disco ‘Por los rincones’, han servido de despegue definitivo a José Ángel Carmona (Los Palacios, 1977). Hijo de Juanito el Distinguido, este cantaor de voz poderosa y redonda, se ha convertido en uno de los artistas con más proyección del flamenco actual y en una de las voces imprescindibles para bailaores de la talla de Rocío Molina o Joaquín Grilo, entre otros.

Personal y valiente, Carmona se confiesa amante de la música por encima de todo y aficionado al flamenco antes que nada. Por eso, defiende conocimiento y creación a partes iguales. Su dominio del compás, su sensibilidad y su sentido del gusto son sus mejores credenciales. El próximo sábado 22, los aficionados cordobeses podrán escucharle junto a la guitarra de Pedro Sierra, en los conciertos que la Peña Flamenca ‘El Almíbar’ ha organizado en el Alcázar Viejo (2.00 horas) con motivo de la Noche Blanca del Flamenco.

– ¿Qué significa para José Ángel Carmona ‘Por los Rincones’?
– Este disco es mi carta de presentación, el primero que muestra mi forma de cantar. Antes había grabado con Paco Ortega y Gonzalo García Pelayo pero no son discos que me definan como cantaor, este sí. Además, es el primero que hago tal y como he querido. 

– ¿Y cómo surge?
– Realmente hemos estado más de dos años trabajando en él. Ya le había comentado a Paco –Ortega- que quería un disco de flamenco. Por otro lado, conocí a Juan Requena en una gira que hicimos con Victoria Abril y surgió la idea. Lo hemos ido grabando en su estudio, poquito a poco.

Sin embargo, hoy día es casi un atrevimiento lanzar un disco flamenco, ¿no?
– Hombre, sobre todo, sirve para darte a conocer. Cuando se está empezando, como quien dice, necesitas tener un trabajo que presentar y un disco te da oportunidades. Lo mismo que el Giraldillo. No me lo esperaba, pero te da un empujoncillo para seguir trabajando. La verdad es que estoy muy contento de cómo va la cosa…


“He sido muy camaronero y muy de El Lebrijano, pero de todos los maestros hay algo que aprender”


– En su caso, tiene ya una importante trayectoria cantando para bailaores como Olga Pericet, Rocío Molina o Joaquín Grilo, ¿qué le ha enseñado el cante atrás a la hora de dar el paso en solitario?
– Me ha aportado mucho. De hecho, creo que debería ser una escuela obligada para todos los cantaores. Aprendes cómo estar en el escenario, los ritmos… y luego lo que te aporta cada artista.

– Luego, además, han surgido colaboraciones como la de Rocío Molina en su actuación de Los Palacios que, como señaló, fue completamente desinteresada. ¿La crisis ha unido a los flamencos?
– Sí, totalmente. Para mí es muy importante resaltar que los artistas me acompañen sin condiciones, desde el corazón. No sólo pasa en los espectáculos, también en los discos. Como, por ejemplo, la colaboración de Manuel Parrilla. En la época que estamos, tenemos que mojarnos unos con otros.

– ¿Cuáles son sus referentes, tiene un cantaor de cabecera?
– Desde chico he sido muy camaronero y muy de El Lebrijano… pero luego me ha interesado El Pinto, Tomás, Pastora… De todos los maestros hay algo que aprender. En realidad, a mí me gusta todo.


“Parece que las licencias solo se conceden a quienes están consagrados”


– De hecho, colaboró para la banda sonora de ‘Por qué se frotan las patitas’ y para el disco de Pepe Begines ‘Lencería Fina’. ¿Está abierto a otras músicas?
– Sí, hicimos un homenaje a Paco Lencero. Como digo, me encanta la música y no me cierro a nada. Tengo en casa un bajo, la guitarra, la mandola y siempre estoy liado con una cosa o con otra.

Por cierto, la mandola se ha convertido en una de sus señas de identidad y en uno de los momentos más aplaudidos de sus espectáculos, ¿cómo surgió la afición?
– Primero empecé con la guitarra, pero un día en casa de Churri vi una mandola y me encantó cómo sonaba. Me compré una enseguida y ya llevo prácticamente diez años tocando. En los conciertos canto una taranta acompañándome con la mandola. Y la verdad es que suena muy bonito.

Desde su punto de vista, hoy día qué prima más ¿la creación o la recreación?
– Yo valoro más la creatividad, pero pienso que los jóvenes tenemos miedo en este sentido. Se sabe que no vas a coger una soleá de Joaquín el de la Paula y vas a cambiarle el tercio, pero se pueden hacer muchas cosas. Lo que ocurre es que parece que las licencias solo se les permiten a quienes están consagrados, no a quienes empiezan. Creo que hay que hacer las cosas con conocimiento pero también con personalidad. Tenemos grandes ejemplos como El Lebrijano o Morente.


“Para mí lo más importante es conectar con el público y transmitir lo que sientes”


¿Cómo ve la competencia en el flamenco actual?
– Creo que hay un gran nivel. Yo lo que trato es de aprender de todos los artistas con los que trabajo, absorber lo que me gusta de cada uno.

¿Se mantienen entonces las reuniones flamencas que ha vivido con su padre?
– Sí se mantienen. He tenido la suerte de ver pasar por mi casa a grandes figuras y estar en esas reuniones, pero ahora, aunque sea de otra forma, los flamencos nos seguimos juntando. Y cuando estamos todos, la seguimos formando buena.

-Por último, ¿cómo le gustaría que se le conociera en el flamenco?
– De momento lo que busco es encontrar un hueco y que se me vaya reconociendo. Para mí lo más importante es conectar con el público, transmitir lo que sientes y que cuando termines una actuación te vayas con la sensación de que ha sido una buena noche. .

Quizá te pueda interesar

Niña Pastori presenta en Córdoba su espectáculo 'Lo que quiere el alma'. Foto: M. Valverde.

Niña Pastori: “Todos los artistas quieren participar en la Noche Blanca del Flamenco”

Casi veinte años después de irrumpir en la escena musical con éxitos como 'Tú me camelas', María Rosa García 'Niña Pastori' (San Fernando, 1978) es una de las pocas artistas del mundo del flamenco que puede alardear de haber vendido más de dos millones de copias a lo largo de su carrera. Quizá por eso la gaditana llega...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *