Martes , 23 Mayo 2017
Noche Blanca del Flamenco 2017 - Banner
Entrevista al bailaor cordobés Ángel Reyes

ÁNGEL REYES: “Imitar no es bueno, intento tener mi propio criterio”

Texto: Fco. Martínez.

Nacido en 1993, Ángel Reyes se ha perfilado como uno de los bailaores cordobeses con mayor proyección. Su paso por la academia de ‘La Chata’ y, posteriormente, su ingreso en el Conservatorio Profesional de Danza ‘Luis del Río’, han hecho crecer a este joven bailaor en su arte, adquiriendo una completa formación artística que parte del flamenco más tradicional para desembocar en variadas tendencias como la danza estilizada. Cada una de sus intervenciones en las tablas son un claro ejemplo de que la cantera del baile en Córdoba está dando sus frutos.

– ¿Qué te anima para sentirte bailaor?
– Yo creo que es un sentimiento, al igual que a otras personas les motiva otro tipo de trabajo, para mí el baile es mi vida porque lo siento. Desde muy pequeño me han inculcado en casa el baile, después viendo y estando con flamencos he ido haciéndome bailaor. Es una pasión que me lleva a expresar lo que vivo en un escenario. Disfruto bailando para el público y tengo la necesidad de dedicar muchas horas de mi vida al baile, aprendiendo de muchos maestros y maestras. Todo por el respeto que le tengo a este arte.

 


“Intento que el público perciba el interés que le pongo a cada baile que hago, que se perciba eso en el escenario y todos lo disfruten”



– ¿Quiénes han sido tu guía en el baile?
– Mis referencias y maestros en Córdoba han sido María del Mar Román “La Chata” y Rafael del Pino “Keko”. Ellos han sido mi imagen a la hora de desarrollar mi baile, pero siempre llevándolo a un terreno propio. Imitar no es bueno en este mundo, por eso intento siempre tener mi propio criterio, guardando respeto a mis maestros, a los que admiro.

– Hay que estar siempre bien respaldado en un escenario…
– Creo que tiene mucha importancia el cuadro, al menos para mí, porque necesito estar escuchando la guitarra, el cante y sentirme a gusto con los artistas que llevo atrás. Todo eso se refleja siempre en el momento del baile y para mí es algo esencial. Cuando bailo por alegrías o seguiriyas es fundamental lo que me dice y llega del cantaor, desde algo alegre a la tristeza, son dos ejemplos que te hacen cambiar tu estado anímico y transmitirlo al público. No podría dar todo en mi baile sin un cuadro que me motive. Mi fundamento principal como bailaor es dar todo lo que soy, para que la gente vea que luchas por el baile en un mundo que es muy difícil. Intento que el público perciba el interés que le pongo a cada baile que hago, que se perciba eso en el escenario y todos lo disfruten.

 


“Me he formado en baile clásico porque considero que es muy importante la técnica y conocer otras disciplinas y danzas”


 

– ¿Cómo llevas la soledad de la disciplina en un estudio, frente al espejo?
-Todo lo hago por la ilusión de llegar a un escenario y mostrarme como bailaor. Eso es lo que me hace tener constancia en el momento de estar en un aula o en el estudio durante horas solo trabajando, bailando e inventando lo que la inspiración me sugiera, buscando ser personal y flamenco. Terminé el grado medio en el Conservatorio y este pasado año he estado formándome en baile clásico, porque considero que es muy importante la técnica y conocer otras disciplinas y danzas.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: {loadposition articulos_relacionados}

Quizá te pueda interesar

El joven cantaor presenta esta semana su primer trabajo discográfico 'Desde mi cuna'. Foto: Toni Blanco.

JOSÉ MUÑOZ ‘TOTO HIJO’: “Los jóvenes tenemos que ir a los concursos para poder cantar”

Hijo de uno de los cantaores más auténticos que ha dado esta tierra en las últimas décadas (Antonio Muñoz 'El Toto'), la historia de José Muñoz 'Toto Hijo' es la de un flamenco de cuna. Hasta que tuvo cinco años tenía que dormir escuchando 'La Niña de Fuego' de Manolo Caracol, a los nueve se arrancaba por fandangos en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *