Martes , 23 Mayo 2017
Noche Blanca del Flamenco 2017 - Banner
El joven cantaor presenta esta semana su primer trabajo discográfico 'Desde mi cuna'. Foto: Toni Blanco.

JOSÉ MUÑOZ ‘TOTO HIJO’: “Los jóvenes tenemos que ir a los concursos para poder cantar”

Hijo de uno de los cantaores más auténticos que ha dado esta tierra en las últimas décadas (Antonio Muñoz ‘El Toto’), la historia de José Muñoz ‘Toto Hijo’ es la de un flamenco de cuna. Hasta que tuvo cinco años tenía que dormir escuchando ‘La Niña de Fuego’ de Manolo Caracol, a los nueve se arrancaba por fandangos en las peñas y, pese a no haber alcanzado aún la mayoría de edad, ya cuenta en su haber con premios como el del Certamen de Jóvenes Flamencos de Córdoba y reconocimientos en concursos como el Laurel Flamenco, el Festival de Espartina o el Concurso de Tarantas de Linares.

Ahora este joven presenta su primer trabajo discográfico titulado ‘Desde mi cuna’, un álbum en el que el cantaor ofrece su voz sin aditivos a través de un cuidado repertorio de palos que “no busca modernidades” y en el que rescata cantes olvidados con frecuencia por las nuevas generaciones de flamencos.

¿Pesa el hecho de haber heredado el nombre artístico de tu padre?
– Siempre he querido que mi nombre saliera por sí solo, no por mi padre. Pero desde muy pequeño me han llamado ‘Totillo’ y al final me he quedado con el nombre. Me gusta y lo llevo con mucho orgullo, pero siempre he intentado llegar a los sitios sin aprovecharme del nombre de mi padre. 

¿Qué es lo más importante que has aprendido de tu padre en este tiempo?
– El consejo que siempre me ha dado mi padre es que en el mundo del flamenco hay que oír, ver y callar. Hay que hacerle caso a los que saben de esto y escuchar los comentarios de la gente, aunque luego en la casa ya uno valore si lo que le han dicho es un crítica constructiva o no.


José Muñoz recibiendo de manos de Fosforito el primer premio del Certamen de Jóvenes Flamencos de Córdoba. Foto: Toni Blanco.

“No creo que un concurso sea la mejor manera de promocionar a un joven”


– Habiendo nacido en una casa donde se ha mamado el flamenco, ¿cuáles son tus cantaores de referencia? 
– Cuando era pequeño tenía que dormirme escuchando ‘La niña de fuego’ de Manolo Caracol y está claro que es uno de los cantaores que más me gustan. Otras de mis referencias son ‘Fosforito’, Antonio Mairena, Manuel Vallejo, Antonio Chacón… En definitiva, cantaores que deberían ser un referente para todo el mundo. Más actuales me gustan El Pele, José Mercé, Miguel Poveda, Maite Martín o Arcángel, que además de ser buenos cantaores son grandes artistas.

Desde muy joven ha obtenido reconocimientos en concursos de cante, ¿cree que esta es la mejor forma de promocionar a los jóvenes flamencos?
– No creo que un concurso sea la mejor forma de promocionar a un joven. Para eso debería haber más festivales, ayudas de las peñas, ciclos formativos para jóvenes… porque todo esto es lo que ayuda a formarse y a conocer a gente. Un premio sirve para ponerlo en una estantería y limpiarle el polvo, pero, debido a que no hay muchos festivales en este momento, los jóvenes tenemos que ir a los concursos para poder cantar. 

– ¿Quieres decir con esto que los jóvenes no pueden vivir del flamenco a nivel profesional?
– Cuando uno piensa en vivir del flamenco se le vienen a la cabeza festivales, tablaos… Pero, hoy en día, este arte está en un ámbito cultural mucho más favorable que hace cincuenta años. Es complicado como todo en esta vida, pero creo que si uno se empeña y se esfuerza puede vivir del flamenco, aunque no sea de los festivales.


José Muñoz en una de sus actuaciones en el Certamen de Jóvenes Flamencos de Córdoba. Foto: Toni Blanco.

“No me gusta la rivalidad entre compañeros, aunque es verdad que la hay”


– ¿Suelen ser comunes los codazos y zancadillas entre los que os estáis haciendo un hueco en el flamenco?
– Yo canto como sé y sé como canto. Y me da igual si los otros cantan de pie, sentados, mejor o peor… No me gusta la rivalidad entre compañeros, aunque es verdad que la hay.

– ¿Cómo surge la idea de grabar tu primer disco?
– Después de ganar el Certamen de Jóvenes Flamencos, me propusieron grabar el disco con parte del premio que había recibido. Y así fue como me metí en el estudio. La verdad es que estoy muy contento con el resultado. Es un disco que no busca modernidades, solo lo puro. Si tengo que innovar, ya lo haré más adelante.

– ¿Qué cantes tiene el álbum y quien ha colaborado?
– Hay soleares, alegrías, bulerías, fandangos de Lucena, malagueña, tarantas… Un poquito de todo con compás y sin compás. Hay una letras mía y también letras que he escuchado desde pequeño a cantaores como ‘El Guerra’, ‘El Séneca’, ‘El Pele’, Lucas de Écija o Churumbaque Padre. Gracias a mi padre, he tenido la suerte de juntarme con grandes cantaores y todos me han aportado su granito de arena. También tengo que agradecer la colaboración de Juan Marín ‘El Juani’, ‘El Macareno’ y de Juanjo León a la guitarra y al ‘Soniquete’ y a mi padre a las palmas y jaleos.


José Muñoz posa en el patio de la Posada del Potro. Foto: Toni Blanco.

“Lo que pretendo con este trabajo no es vender discos, sino que puedan escucharme”


– ¿Qué tal ha sido la experiencia de grabar en estudio?
– Pensaba que iba a ser una cosa más complicada, pero en cuestión de dos meses hemos terminado la grabación. Lo que pretendo ahora con este trabajo no es vender discos, sino que puedan escucharme y que me conozcan. 

– ¿Te has planteado en algún momento cantar atrás?
-La verdad es que hasta el momento no le he dado la importancia que tiene. Y eso que hay muy buenos cantaores que cantan atrás, como es el caso de José Valencia. La verdad es que me gustaría más adelante ampliar la experiencia en el cante para el baile, porque tienes contacto con más personas sobre el escenario y es algo totalmente diferente.

– Con dieciséis años y toda una carrera por delante, ¿qué le pides a la vida?
– Le pido salud, fuerza para superar los palos que me dé la vida y suerte en el flamenco para poder llegar a algo en este mundo. Si no, tendré que conformarme con ser un aficionado más.

Quizá te pueda interesar

El guitarrista extremeño Javier Conde en el Conservatorio de Córdoba. Foto: Toni Blanco.

JAVIER CONDE: “He tocado la guitarra sin tener en cuenta nada más”

De Javier Conde (Cáceres, 1988) puede decirse que nació con una guitarra bajo el brazo. A los cuatro años ya trasteaba la sonanta con su padre -el guitarrista José Antonio Conde-, con once años daba conciertos en Europa y con quince se hizo con el Bordón Minero del Festival de Las Minas de La Unión siendo el ganador...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *