Paco Serrano, guitarrista de flamenco de Córdoba

PACO SERRANO: «El flamenco hay que ‘mamarlo’ conviviendo y experimentando»

El guitarrista cordobés Paco Serrano (Córdoba, 1964) aúna experiencia artística y docente. Tras quince años de profesor en el Conservatorio Superior de Música «Rafael Orozco» de Córdoba, ultima lo que será su próxima grabación como concertista y la edición de un personal método de guitarra, todo este trabajo en alternancia con puntuales actuaciones como solista y acompañando al cante.

– ¿Han cambiando las motivaciones y objetivos de los alumnos que se matriculaban en el Conservatorio hace quince años y de los que lo hacen ahora?
– Aunque se trata de una especialidad recién implantada en los Conservatorios, lo primero que motiva y guía a los alumnos es sacarse una titulación oficial que antes no era posible en España y también la posibilidad de dedicarse a la docencia y ocupar las futuras plazas de profesores. Poco a poco, se va matizando todo esto y lo que antes no era común se va haciendo una práctica más habitual. Antes, la gente de mi generación estudiábamos en academias, pero ahora es más frecuente comenzar a estudiar en el Conservatorio Elemental y, posteriormente, hacer una prueba de acceso al grado Superior, de forma que no es solo el objetivo de sacarse una titulación sino que supone una cantera y una vía para la formación de los futuros flamencos.

– ¿Esta formación y manera de aprender está reñida con la que tradicionalmente ha existido en el flamenco?
– Cuando miro hacia atrás creo que he cumplido con un  objetivo que me planteé desde el principio. Yo tenía muy claro cuando entré a dar clases que ésta era una propuesta por una enseñanza fiel y rigurosa, también tradicional en las claves flamencas, la que se ha transmitido de generación en generación. Personalmente considero que he logrado lo propuesto. Ahora muchos de mis compañeros han sido alumnos míos y están dando clase por Conservatorios de toda Andalucía.


«A nivel de Conservatorio o de academia, se produce una selección natural, de forma que siempre hay dos o tres en cada generación que son los que destacan»


– ¿Las expectativas de los alumnos son solo docentes o también artísticas?
Creo que sea como sea, a nivel de Conservatorio o de academia, se produce una selección natural, de forma que siempre hay dos o tres en cada generación que son los que destacan. Obviamente todos no pueden optar a un nivel artístico. Una titulación solo te faculta para dar clases, no te va a suponer un arte o un nivel artístico profesional, sino capacidad para una función docente.  La excelencia que tiene un artista consagrado no está reflejada en ningún título, depende de uno mismo.

– Tu puesto de profesor te resta tiempo para desarrollar lo que fue durante muchos años tu actividad profesional y artística. ¿Echas de menos el ‘trajinar’ artístico?
– Claro que echo de memos esos momentos, pero tampoco me obsesiona. En mi carrera pasé por una etapa magnifica de hacer bastantes kilómetros en carretera, bregando en festivales, peñas… Eso no lo cambio por nada, lo que ocurre es que en una etapa de mi vida dejé de acompañar, me dediqué más a tocar como concertista y el tema de la docencia ha sido algo que siempre me ha llenado y es o que centra ahora mi actividad.


«Ahora estoy componiendo y me salen los toques más contemporáneos, más modernos. Me he separado un poco de esos conceptos más tradicionales, pero lo asumo como una cosa natural»


– Estás trabajando en un nuevo disco…
– Después de unos años sin grabar ni publicar un método de guitarra, porque lo último que edité fue en el 1999, ahora voy a publicar otro método y estoy componiendo un disco. Lo primero que va a salir es un método de aprendizaje en el que lo novedoso es que yo he hecho todo el trabajo, es decir, las transcripciones, mi música y la edición musical, incluyendo el sofware también. Hace años era habitual que el artista se juntara con la persona que transcribía tu música y le daba el toque como más académico desde el punto de vista teórico. Yo me he planteado hacerlo todo.  Ahora estoy componiendo y me salen los toques más contemporáneos, más modernos. Me he separado un poco de esos conceptos más tradicionales que son los que he ido manejando hasta ahora pero lo asumo como una cosa natural.

– Se observa que hay jóvenes reticentes a escuchar a maestros de generaciones pasadas. ¿Te cuesta trabajo inculcar la idea de que hay que escuchar a tocaores de hace más de un siglo?
– Es una labor que hay que hacer. A cada uno de mis alumnos les animo a que aprecien el valor de lo tradicional y cuesta trabajo porque uno tiene que luchar con lo que está de moda, la vida en la actualidad que muchas veces esta reñida con echar la vista atrás y escuchar a Montoya, Sabicas… Lo cierto es que quien tiene sensibilidad acaba por escuchar a estos maestros y el que no capte eso es porque no se le ha puesto delante o no ha tenido la suficiente capacidad y sensibilidad para apreciar ese valor.

 


 

«La guitarra solista es la culminación para quien pueda hacerlo y tenga talento para ello»

 



– El objetivo de bastantes jóvenes solo pasa por ser concertistas de guitarra. ¿Falta interés por el acompañamiento al cante y baile?
– El flamenco hay que mamarlo conviviendo, viviendo, experimentando. Esa situación se daba hace años… Yo aprendí a tocar jugando, sin ser consciente de cómo era el proceso.Teniamos tanta facilidad en el acceso a peñas, para acompañar a cantaores y aficionados, estábamos en el meollo, pero la realidad de hoy es diferente porque muchos de los que empiezan están más pendientes del resultado final de un disco de Paco de Lucía, Vicente Amigo o Tomatito, que son sus únicos referentes. No forma parte de su día a día el estar con el cante, el baile, acompañando en peñas, academias u otros lugares. El cante es esencial porque la guitarra flamenca es en principio de acompañamiento y posteriormente a lo largo de su evolución se hace solista. Es la culminación para quien pueda hacerlo y tenga talento para ello. Todos los grandes han sido excelentes guitarristas de acompañamiento antes de ser solistas.

Tal vez te pueda interesar...

Farruquito, en el Homenaje a Farruco - Córdoba - Baile Flamenco - Bailaor

Farruquito: “A Rosalía le deseo lo mejor, pero ni hace flamenco ni lo hará”

Juan Manuel Fernández Montoya ‘Farruquito’ nació viejo. Con solo cuatro años ya se pegaba sus …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.