Noche Blanca del Flamenco 2017 - Banner
Entrevista a Alfonso Linares, guitarrista de flamenco

ALFONSO LINARES: “He encontrado más satisfacción y apoyos fuera del flamenco”

Discípulo de Manolo Sanlúcar y José Antonio Rodriguez y becado por la Fundación Cristina Heeren, donde actualmente termina sus estudios, Alfonso Linares se convertirá el próximo mes de junio en el primer alumno que ha completado los tres grados -elemental, medio y superior- de la carrera de guitarra flamenca. Con una vasta formación musical e inquietudes artísticas que trascienden el terreno del flamenco, este joven es el reflejo de una nueva hornada de guitarristas para los que la experimentación y la evolución musical deben ser una premisa fundamental en la guitarra flamenca.  

– ¿A qué edad empiezas a tocar la guitarra?
– Empecé a los ocho años en el Conservatorio Elemental de Guitarra Flamenca con el maestro Paco Serrano y, cuando termine este año el grado Superior, seré el primer alumno que ha realizado los tres grados desde que se implantó la carrera de guitarra flamenca.

– ¿De dónde te viene la afición?
– En mi familia hay artistas, pero ninguno pertenece a la rama del flamenco. Sin embargo, sí he nacido en un ambiente musical, de hecho mi hermano empezó estudiando viola y ahora es compositor de orquesta.

– En 2010 ganas el Concurso de la Fundación Cristina Heeren y una beca para continuar estudios en esta institución, ¿qué te ha aportado este año de formación en la escuela sevillana?
– Ha sido un punto de inflexión para mí y una experiencia muy importante. El método de trabajo que tienen en la Fundación potencia la técnica respetando y valorando por encima de todo la personalidad de cada alumno. Creo que esta fórmula permite mantener la tradición del toque flamenco sin someter al guitarrista a ningún toque concreto.


“Hay quien dice que el toque clásico se está perdiendo, pero creo que debemos considerar al flamenco como una música viva y en constante evolución”


– ¿Qué importancia tienen los concursos en la carrera de un guitarrista?
– Son importantes, pero no los considero como algo vital para la carrera de un guitarrista. El problema es que en la mayoría de ellos el jurado no está lo suficientemente formado. Porque para valorar a un guitarrista hay que tener unos conocimientos musicales amplios, ya que se deben tener en cuenta aspectos como la armonía y la composición.

– ¿Cómo definirías tu toque de guitarra?
– Hay quien dice que el toque clásico se está perdiendo, pero creo que debemos considerar al flamenco como una música viva y en constante evolución. En mi caso, creo que tengo un estilo ecléctico, porque la flamencura sigue estando presente en mi toque aunque no me cierre otras puertas a la hora de componer.

– ¿Cuáles son tus referentes en la guitarra flamenca?
– A mí particularmente no me gusta tocar nada que no sea composición mía, porque considero que todos tenemos algo que decir y que cada uno entiende el flamenco a su manera. No obstante, los maestros que más me han influido son Manolo Sanlúcar y José Antonio Rodríguez, a quienes he tenido la suerte de tener de profesores, y también Vicente Amigo, Pat Metheny y Joe Satriani.

– ¿En qué faceta te sientes más cómodo como guitarrista?
– Me fascina la composición musical para espectáculos de baile o de teatro. Y para ello se necesita una cultura musical que muchas veces adolece la mayoría de guitarristas flamencos, que suelen estar acostumbrados a interpretar sota, caballo y rey.


“La mayoría de las veces, si quieres agradar a los aficionados de una peña, tienes que tocar de una deteminada manera y eso es algo a lo que me opongo directamente”


 

– ¿Qué proyectos tiene un guitarrista como tú en mundo tan competitivo como este?
– Hace tiempo tocaba en peñas, pero estoy un poco desencantado con ese mundo…  Últimamente he estado trabajando junto a mi hermano en varios espectáculos musicales para teatro. Uno de ellos Tres C, que hemos estrenado en el Teatro Góngora y en el que realizamos un recorrido por la tradición musical árabe, judía y cristiana. También he colaborado con la Escuela de Arte Dramático en la composición musical de un espectáculo de danza de boleros. Y espero fechas para seguir presentando Trimilenaria, una obra para guitarra flamenca y orquesta sinfónica que ya presentamos en el Festival de la Guitarra del año pasado. El día 17 de mayo daré junto a otros compañeros un concierto de música árabe y klezmer en la Fundación Antonio Gala y, en un futuro próximo, esperamos cerrar un proyecto musical de gran envergadura que aún no podemos desvelar.

– ¿No sientes deseos de volver a los escenarios flamencos?
– Tengo ganas de volver al circuito flamenco tradicional, aunque la verdad es que he encontrado más satisfacción y más apoyos en proyectos que se salen de lo puramente flamenco. La mayoría de las veces, si quieres agradar a los aficionados de una peña, tienes que tocar de una determinada manera y eso es algo a lo que me opongo directamente.

– Teniendo en cuenta este contexto, ¿qué expectativas tiene un joven cómo tú puestas en este mundo?
– Ahora mismo fuera del flamenco no me falta el trabajo, si a eso le sumo la satisfacción personal que estoy obteniendo con los proyectos que tengo entre manos, puedo decir que de momento he olvidado buscarme las habichuelas dentro del mundo del flamenco.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: {loadposition articulos_relacionados}

Tal vez te pueda interesar...

El joven cantaor presenta esta semana su primer trabajo discográfico 'Desde mi cuna'. Foto: Toni Blanco.

JOSÉ MUÑOZ ‘TOTO HIJO’: “Los jóvenes tenemos que ir a los concursos para poder cantar”

Hijo de uno de los cantaores más auténticos que ha dado esta tierra en las últimas décadas (Antonio Muñoz 'El Toto'), la historia de José Muñoz 'Toto Hijo' es la de un flamenco de cuna. Hasta que tuvo cinco años tenía que dormir escuchando 'La Niña de Fuego' de Manolo Caracol, a los nueve se arrancaba por fandangos en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *