Lunes , 22 Mayo 2017
Noche Blanca del Flamenco 2017 - Banner
Clara Gutiérrez, bailaora de flamenco de Córdoba

CLARA GUTIÉRREZ: “Bailar es algo muy íntimo, lo que sientes es lo que llega al público”

Acaba de aterrizar hace apenas un mes en Córdoba después de un año impartiendo clases de baile en Japón y Taiwán. En su periplo asiático asegura que ha crecido como persona y como bailaora. Clara Gutiérrez vuelve a su ciudad natal con las ‘pilas cargadas ‘ y una visión diferente del flamenco. Regresa con la fuerza que le da su juventud y la madurez de quienes son capaces de ver más allá de lo que les rodea. En esta entrevista, la joven bailaora cordobesa nos cuenta sus próximos proyectos y su enriquecedora experiencia en tierras japonesas.

– Con solo 22 años has viajado a Japón para ejercer de maestra de baile, ¿cómo valoras esta experiencia?
– Me fui para cuatro meses y al final he estado un año fuera dando clases ocho meses en Japón y cuatro más en Taiwán. A nivel personal esta experiencia me ha engrandecido mucho, porque ha supuesto un cambio muy importante en mi vida. Y, a nivel profesional, también me ha enriquecido tener que preparar las clases para mis alumnas, montar coreografías y pasos diferentes y conocer de primera mano cómo viven y respetan el flamenco los japoneses.

– ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de la pasión de los japoneses por el flamenco?
– Es una cultura muy diferente a la nuestra. Una cosa que a mí me chocó es que el público no empieza a aplaudir hasta que el baile no termina por completo, porque ellos respetan mucho el trabajo del artista y consideran que deben estar en absoluto silencio hasta que termina el baile. Además, tienen una gran conciencia de la educación, del trabajo, de la disciplina y de tratar de hacer las cosas bien. Son alumnos muy eficaces y eso se nota cuando estás impartiendo clases. Allí hay costureras que hacen trajes de flamenca, muchas academias y tablaos… Para mí fue impresionante darme cuenta de lo que quieren y valoran el flamenco en Japón.

– Y los sentimientos, ¿expresan las emociones a través del baile?
– He tenido alumnas con un gran nivel técnico, pero yo siempre trataba de trabajar con ellas la expresión. Les daba las letras que iban a bailar para que se las tradujesen, porque creo que bailar es algo muy íntimo, muy personal y profundo, lo que tú sientes es lo que le llega al público y no tanto la coreografía. Quizá la expresión sea el Talón de Aquiles de la cultura japonesa, porque ellos reprimen habitualmente sus sentimientos. No obstante, hoy en día, hay artistas japoneses que han ganado o han llegado a ser finalistas de concursos en España.

 


“La técnica no quita la flamencura y hace que los movimientos brillen más sobre el escenario”


 

– ¿Cómo te entra el ‘gusanillo’ del baile?
– Mi madre me apuntó a una academia cuando tenía cinco años y así fue como empecé a bailar. Pronto me di cuenta de que lo necesitaba, hasta llegar al punto de que ya no puedo estar sin bailar. Para mí el baile es una manera de expresarme y de desfogarme.

– ¿Cuándo supiste que querías ser bailaora?
– Al principio empecé a bailar simplemente por diversión, pero cuando entré en el Conservatorio de Danza el baile se convirtió en una disciplina. Allí fue donde empecé a conocer el mundo de la danza y donde me di cuenta de que quería dedicarme profesionalmente al baile.

– ¿Qué recursos son los que aporta la danza a una bailaora de flamenco?
– Siempre me he definido como bailaora de flamenco y, al principio, introducirme en otras disciplinas como el ballet clásico, la escuela bolera o la estilizada era algo que no me llamaba la atención. Sin embargo, con el tiempo, me he dado cuenta de que la danza clásica enriquece y aporta muchísimos recursos a una bailaora de flamenco. La técnica no quita la flamencura y hace que los movimientos brillen más sobre el escenario.

– ¿Qué maestros han influido más en tu baile?
– Todos mis maestros han influido en mi forma de bailar. He recibido clases de grandes maestros como Javier Latorre, Eva ‘La Yerbabuena’, Matilde Coral, Edu Lozano, Daniel Navarro, ‘keko’… Y todos me han aportado algo. Más que con los pasos o las coreografías que me han podido enseñar, me quedo con sus vivencias.

 


“No considero que ningún artista sea más que otro. Cada uno vive, siente y expresa el flamenco a su manera y creo que eso es lo bonito”


 

– ¿Cómo definirías tu baile?
– Creo que lo que más me caracteriza como bailaora es que tengo mi propio estilo. Nunca he tratado de imitar a nadie y soy muy independiente a la hora de montar las coreografías. Creo que mi baile es elegante, con genio, me gusta emplear todas las partes del cuerpo y no abusar de los pies en los bailes que monto.

– ¿Quiénes son tus referentes en el baile flamenco?
– No tengo referentes en el sentido de querer imitar o idolatrar a alguien. Pero sí que me gustan muchos bailaores y bailaoras de estilos muy diferentes. Por ejemplo, Rocío Molina, Manuela Carrasco, Dani Navarro, Joaquín Grilo, Pastora Galván o Eva ‘La Yerbabuena’.

– ¿Con quién de ellos te gustaría compartir escenario?
– Con cualquiera… No considero que ningún artista sea más que otro. Cada uno vive, siente y expresa el flamenco a su manera y creo que eso es lo bonito, el poder compartir lo que llevas dentro con personas diferentes.

– ¿En qué palos te sientes más cómoda?
– Normalmente, en los palos más reposados. Me encanta bailar por siguiriya, por soleá, por taranto… También me gusta mucho la bulería, aunque creo que es muy difícil de bailar.



“Me gustaría poder hacer todo lo que me haga sentir realizada. Bailar en tablaos, en teatros, pertenecer a alguna compañía…


 

– ¿Cuáles son tus aspiraciones en el mundo del flamenco?
– Me gustaría poder hacer todo lo que me haga sentir realizada. Bailar en tablaos, en teatros, pertenecer a alguna compañía… El día de mañana también me encantaría poder tener mi propio tablao, porque en el fondo me gustaría terminar mi carrera siendo empresaria.

– Entonces gran parte de tus sueños pasan por salir fuera de Córdoba…
– Sí, mi intención es salir de Córdoba. Está claro que el trabajo está más limitado aquí, porque hay pocos tablaos y menos oportunidades. Ahora con la crisis las oportunidades laborales están regular en todas partes, pero es verdad que cuando sales fuera el campo se abre y encuentras más posibilidades de trabajar. Me gustaría bailar en tablaos como ‘El Cordobés’ de Barcelona, ‘Casa Patas’ en Madrid o ‘Los Gallos’ en Sevilla, que son los mejores de España, y para ello evidentemente hay que salir de Córdoba.

– ¿Cuáles son tus proyectos más inmediatos?
– En 2013, volveré a irme a Japón, pero ahora mismo estoy en proceso de formación. Quiero aprender inglés y en breve iré a Madrid a recibir clases en la Academia Amor de Dios. También estoy montando coreografías nuevas y me he inscrito en varios concursos. Espero que salga alguna actuación en algún festival de verano, pero mi intención ahora mismo es mejorar y crecer como bailaora, así que no tengo tantas expectativas puestas en trabajar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS: {loadposition articulos_relacionados}

Quizá te pueda interesar

El joven cantaor presenta esta semana su primer trabajo discográfico 'Desde mi cuna'. Foto: Toni Blanco.

JOSÉ MUÑOZ ‘TOTO HIJO’: “Los jóvenes tenemos que ir a los concursos para poder cantar”

Hijo de uno de los cantaores más auténticos que ha dado esta tierra en las últimas décadas (Antonio Muñoz 'El Toto'), la historia de José Muñoz 'Toto Hijo' es la de un flamenco de cuna. Hasta que tuvo cinco años tenía que dormir escuchando 'La Niña de Fuego' de Manolo Caracol, a los nueve se arrancaba por fandangos en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *